Por qué mi gato es agresivo: 8 razones que lo motivan

Foto 0

Escuchar a alguien decir que un gato es agresivo no es algo tan común pero definitivamente es algo que pasa.

Los gatos forman parte de la cadena alimenticia, lo que significa que así como cazan también pueden ser cazados. Esto los lleva a mantener activado el mecanismo de lucha o huida (este mecanismo también lo tenemos los humanos), que es primordial para su supervivencia.

Por lo tanto, ellos siempre están atentos a lo que sucede a su alrededor captando toda la información del entorno con sus orejas.

Sumado a esto, los gatos tienen un gemelo más salvaje, más crudo que vive dentro de ellos, que emerge a la superficie de cuando en cuando ante situaciones de alarma.

Temas de índole territorial o emocional, o el surgimiento de su gemelo, pueden hacer que los gatos sufran y que esto los lleve a mostrarse agresivos.

En este artículo te contaré de 8 razones por las que un gato es agresivo:

Agresión al jugar

Agresion por juego

Si no te ha pasado, es posible que hayas visto videos de gatos que saltan debajo de la mesa o de una silla para morder los tobillos de alguien que pasó cerca. O talvez te ha pasado que mueves algo con tu mano y tu gato va trás ella.

Los gatos son cazadores por naturaleza y como tal necesitan atacar algo.

A los gatos les atraen las cosas que se mueven así que los tobillos o las manos se convierten en un objetivo.

Pero no lo hacen porque quieran atacar, lo hacen porque quieren jugar.

Si este es tu caso, la forma de solucionarlo es jugar con tu gato para que pueda sacar su energía de una forma positiva y constructiva con la víctima apropiada, que vendría a ser un juguete.

Que un tutor diga que su gato es agresivo al jugar es muy común, pero también es un problema muy fácil de solucionar.

Agresión provocada por caricias

Hay gatos que les gusta recibir caricias sin importar por cuanto tiempo lo hagas o donde lo hagas, pero hay otros que te morderán si los acaricias 2 o 3 veces.

Esto se debe a que son más sensibles en la zona donde lo acaricias, o en otras palabras, sienten dolor en lugar de placer, y este aparece después de una cierta cantidad de caricias.

Agresion por caricias 1

Para expresar su incomodidad pueden terminar mordiendo de un momento a otro.

Hay zonas que les gusta mucho a los gatos, por ello te aconsejo que acaricies a tu gato en las mejillas, en la cabeza, o en el cuello; y que vayas midiendo su nivel de tolerancia en otras zonas.

Agresión provocada por dolor

Agresion por dolor

Si tu gato está lastimado o herido en alguna parte de su cuerpo (incluida su boca), eso se traduce en dolor; por lo tanto, se sentirá más nervioso e intranquilo.

Si tratas de acariciarlo o tomarlo de la parte donde siente dolor, tendrá una reacción instantánea para expresarlo, como morder o arañar.

Si tu gato es agresivo por esta razón, una visita al veterinario es necesaria para dar alivio al dolor que está sintiendo y que es la causa su reacción.

Agresión provocada por sobre estimulación

Sucede cuando un gato recibe muchos estímulos del ambiente, como ruidos, gritos en la casa, niños corriendo, otros animales que lo agobian.

En este estado, el gato es como un globo lleno de aire a punto de explotar y si explota lo hará mordiendo a alguien.

Agresion estimulacion

Si tu gato es agresivo por esta razón, lo que debes hacer es vaciar toda esta energía acumulada a través del juego, dándole la víctima apropiada, su juguete.

Agresión redirigida

Agresion redirigida

Imagina que tienes dos gatos que se llevan muy bien, que comparten el tiempo juntos. De repente los dos miran a través de la ventana un pájaro que está en el jardín.

Uno quiere ir tras ese pájaro, pero como no puede hacerlo, va tras el otro gato y ahí es cuando se produce una pelea.

Si tu intervienes y metes tu mano en este torbellino, la agresión podría redireccionarse hacia ti y seguramente terminarás con un rasguño o una mordedura.

En este momento ambos se encuentran en modo lucha o huida, en modo supervivencia y en ese estado no reconocerán quién eres.

No es aconsejable que trates de coger a tus gatos cuando están así. Es mejor usar un bloqueador de visión, como una caja de cartón aplanada, y que lo coloques entre los dos gatos, así rompes el contacto visual.

Luego llevas a uno de ellos a otra habitación de la casa, por unos minutos para que recupere la calma, le das una pausa, un tiempo fuera.

Agresión por no reconocimiento

Imagina que llevas a uno de tus gatos al veterinario donde recibe medicación y tiene que pasar la noche.

Cuando lo llevas a casa huele diferente, su olor ha cambiado y tu otro gato no reconoce ese olor.

En ese momento puede darse la agresión porque el gato que se quedó en casa no reconoce al recién llegado.

Agresion por no reconocimiento

Para evitar este tipo de agresión puedes tomar una manta que tenga impregnado el olor de tus gatos y suavemente frotarla sobre el gato que regresa del veterinario, antes de que llegue a casa. Esto ayuda a borrar el olor desconocido y a colocar nuevamente su propio olor.

Si tú gato es agresivo y no cede es probable que tengas que seguir un proceso paso a paso para reintroducirlo con el gato recién llegado.

Agresión territorial

Provocada por inseguridad territorial

Tu gato tiene inseguridad territorial porque siente que el territorio donde vive no le pertenece y quiere poseerlo a como de lugar. Esto significa que, si debe ser un gato agresivo para defenderlo lo será.

Puede suceder que si te cruzas por donde se encuentra, o muy cerca, él se muestre agresivo. O si otros gatos o perros están en lugares que simbolicen algo importante para él, como el sofá o una silla, los saque de ahí y los persiga.       

En este caso ayuda mucho expandir su territorio mediante la gatificación, colocando más objetos en el hogar para que pueda impregnar su olor en ellos, y que estos se encuentren en las zonas más sociables.

Esto le ayudará a reconocer su territorio a través de olor y que su nivel de agresión baje, ya que tiene más objetos a su disposición y además es difícil que pueda defender todo al mismo tiempo.

Agresion por territorio 1

Provocada por amenaza territorial

Los gatos son territoriales. Ellos protegen lo que tienen, protegen el área que les pertenece, que viene a ser el lugar donde:

  • Está su comida y agua
  • Existen recursos
  • Está su refugio
  • Pueden reproducirse

Por ejemplo, si un nuevo gato se integra a tu familia o hay un gato de los exteriores que alimentas, tu gato podría sentir que el recién llegado quiere quitarle lo que el suyo. Ahí es cuando tu gato es agresivo y se producen grandes peleas.

Si no hay una introducción adecuada, tu gato se sentirá amenazado por otros gatos que son desconocidos para él. Si este es tu caso, la mejor manera de evitar los conflictos y lo que esto conlleva es introducir a tus gatos de manera correcta, siguiendo un proceso con asociaciones positivas.

Agresión por miedo

Agresion por miedo

Una mala socialización a edad temprana, diversos traumas vividos o amenazas percibidas, pueden ocasionar que un gato tenga miedo y por tanto se muestre desconfiado de las personas y de otros animales, quienes al tratar de acercarse o acorralarlo experimentan la agresividad en primera fila.

En esta situación, un gato es agresivo porque siente que su integridad está en riesgo, siente que quieren atacarlo. Está en modo supervivencia y por lo tanto hará lo que deba para defenderse.

Un gato que siente miedo puede ser llevado de la desconfianza a la confianza siguiendo un proceso paso a paso.

También te puede interesar: ¿Por qué mi gato tiene miedo?

Lo que siempre debes tener en mente es que tu gato es agresivo por un motivo, algo lo está causando e identificarlo te llevará a dar alivio a su sufrimiento y al tuyo.

Como tutor responsable que eres, puedes hacer algo al respecto y evitar que la agresión llegue a romper el vínculo de la relación que tienes con tu gato, o la relación que existe entre tus gatos.

Como tip adicional: esteriliza o castra a tu gato, ya que es una forma de controlar las agresiones, además de otros beneficios.

Deja un comentario