Foto 0 1

Cómo lograr que tu gato y tú sean felices

Al contrario de lo que muchos piensan, los gatos no son animales indescifrables, solitarios y totalmente independientes.

Los gatos son animales juguetones, cariñosos y leales, que al igual que las personas necesitan satisfacer sus instintos naturales para sentirse cómodos, seguros y felices.

Para hacer de tu gato un gato feliz es importante que conozcas sus necesidades básicas (algo así como una pirámide de maslow felina). Si lo haces estarás sembrando las raíces de una relación 100% fiel donde tu gato feliz te querrá incondicionalmente.

Este artículo te ayudará a conocer cuáles son esas necesidades y de dónde provienen. Quédate conmigo y hagamos que tu gato y tu sean felices.

No trates a tu gato como tratarías a un perro

Si esperas que tu gato se comporte como un perro estarás cometiendo un grave error, seguramente terminarás frustrado y sin un gato feliz. Lo que tienes que saber es que ambos animales fueron tratados de maneras distintas (como el agua y la leche) y esto viene de siglos atrás.

Por un lado, los perros fueron criados para ser para ser nuestros compañeros. Por el otro, los gatos eran valorados por sus habilidades como cazadores. Las personas necesitaban tener sus cultivos sin plagas y los gatos eran los animales ideales para esta tarea.

La convivencia entre personas y gatos inició hace aproximadamente 150 años. Así que su tiempo de domesticación, por así decirlo, es relativamente corto.

Los instintos naturales de tu gato: conocerlos es la base para tener un gato feliz

Foto 2 1

Los gatos tienen impulsos innatos que han influenciado en su comportamiento desde sus primeros pasos en esta tierra y que han sido heredados de sus antepasados salvajes:

  • El instinto de cazar (una necesidad que está siempre presente).
  • Saber que así como cazan pueden ser cazados.
  • La necesidad de poseer un territorio y protegerlo.

Un gato confiado será un gato feliz y la confianza que tiene un gato proviene del sentido de conocer que posee un territorio (o en otras palabras tu casa), de que todo va bien en ese lugar y que tiene 6 importantes tareas: Cazar, atrapar, matar, comer, acicalarse y dormir.

Tu gato necesita cumplir estas tareas todos los días para liberar su energía. Si estás pensando que son difíciles de satisfacer y que nunca tendrás un gato feliz, pues te equivocas y ahora te cuento por qué.

Cómo calmar los instintos naturales de tu gato

Satisfacer los instintos naturales de tu gato no requiere de extensas horas ni agotadoras actividades. De mi experiencia puedo decirte que existen tareas rutinarias y no rutinarias, y que las primeras te tomarán máximo una 1:30 hora al día.

Sentirás que este tiempo fue bien empleado cuando veas a tu gato feliz y sientas que agradece tus cuidados y atenciones con su cariño.

Las tareas a las que me refiero las verás a continuación:

Adecua su territorio

Foto 3 1

Un gato feliz y confiado es aquel que siente que posee un territorio. Las tareas básicas que debes realizar para conseguir que tu gato tenga el territorio que instintivamente necesita son:

1. Coloca una caja de arena (o más dependiendo del número de gatos que vivan en tu casa) en un lugar tranquilo que no esté apartado (como el garage) y límpiala todos los días.

No vayas a escoger el cuarto de la lavadora porque tendrás un gato asustado en lugar de un gato feliz, que seguramente utilizará otras partes de tu casa.

2. Crea un mundo vertical para tu gato colocando árboles, condominios o repisas. Tu gato estará feliz, seguro y cómodo en las alturas y además tendrá su propio espacio para jugar, esconderse, acicalarse y dormir.

3. Coloca rascadores en al menos dos lugares diferentes de tu casa que sean concurridos. Tu gato tiene la necesidad innata de rascar objetos para eliminar capas muertas de tejido de sus uñas, estirar su cuerpo y dejar el olor de las glándulas que se encuentran en las almohadillas de sus patas.

La superficie rayada y el aroma envían un mensaje a otros gatos “yo vivo aquí, este es mi territorio”. Si tu gato no tiene rascadores te aseguro que usará tus muebles como reemplazo. Tu gato estará feliz pero tú seguramente no.

Juega con tu gato

Foto 3 2

Al jugar con tu gato estás atendiendo sus instintos de cazar, atrapar y matar. Solo necesitas armar o conseguir juguetes que simulen ser una presa (como un ratón o un ave) y agitarlos para que tu gato intente atraparlos.

Con esta actividad tu gato satisface una necesidad primaria y sin duda lo haces feliz.

Eso si, nunca uses tus manos ni tus pies como presa porque te dolerá si llega a lastimarte. Puedes usar el juguete de la caña, un ratón o una pelota de papel aluminio, por citar solo unos ejemplos.

En el caso de mis dos gatitas, a Mía le gustan las ligas para el cabello y a Luna el juguete de la caña; y a ambas les encanta una pelotita saltarina y las cajas de cartón.

Haz del juego una rutina y de preferencia juega por la mañana cuando tu gato despierte o en la noche antes de dormir, porque ahí será cuando tenga más energía.

Alimenta a tu gato adecuadamente

Siempre debes mantener bien alimentado a tu gato, pero es especialmente importante después de su rutina de juegos (o cacería en el mundo de los gatos) ya que con esta acción atiendes otro de sus instintos naturales y completas el ciclo (cazar, atrapar, matar y comer).

En el tema de la comida es aconsejable que evites una dieta basada en alimentos secos así como alimentos que son tóxicos para tu gato; que siempre tengas comida húmeda para él y que mantengas además una bolsita con otros alimentos o premios.

También te puede interesar: 13 Alimentos peligrosos para gatos

Los premios debes utilizarlos cuando tu gato haga algo bien ya que te ayudarán a reforzar su buen comportamiento y lo harán feliz. En mi caso, mis gatitas Mía y Luna reciben un premio después de cortar sus uñas.

Dale a tu gato su espacio

Foto 3 4

Tu gato necesita tener su espacio para acicalarse y dormir (2 más de sus instintos naturales) o simplemente para tener momentos de soledad (para ver por la ventana por ejemplo).

No te sorprendas si tu gato duerme entre 13 y 16 horas al día y se acicala por 3 horas (o más).

A tu gato le gusta dormir así que mientras lo hace procura no despertarlo para que sus siestas sean tranquilas y sin estrés, así cuando se despierte estará descansado, feliz y listo para buscar tu atención.

En cuanto al acicalamiento, tu gato lo hace principalmente porque quiere mantener limpio su pelaje y cubrirse con su olor de los depredadores (recuerda que tuvo antepasados salvajes que vivieron en la naturaleza y que así como cazaban también eran cazados).

Esto nos lleva a una cuestión muy muy importante:

No es necesario que bañes a tu gato

Salvo que exista una buena razón para hacerlo (que sea una raza sin pelo por ejemplo). Tu gato pasa todo el tiempo acicalándose para cubrirse con su olor. Si lo bañas borrarás su identidad, su escudo de protección, abrirás la puerta al estrés y estarás alejándote de tu objetivo de tener un gato feliz.

2 tareas adicionales que también son importantes para que tu gato sea feliz

1. Respeta a tu gato y cuídalo

De la convivencia con tu gato ya debes saber qué le gusta, cómo le gusta y cuándo le gusta. No lo obligues a interactuar con lo que no le gusta porque eso no lo hace feliz, más bien lo mantiene en alerta (y con sus defensas activadas) porque tiene la sensación de que su integridad está en riesgo:

  • Si no quiere caricias, no lo acaricies.
  • Si no quiere estar en brazos, no lo cargues.
  • Si no le gustan los extraños, no dejes que se le acerquen y menos que lo persigan (y con extraños me refiero a cualquier persona que tu gato no conozca y que no se haya ganado su confianza).

Ejemplos como los que te acabo de mencionar hay muchos y en ninguno de ellos hay un gato feliz. Lo importante es que conozcas que siempre habrán cosas que no le gusten a tu gato, que debes evitar hacerlas y que debes evitar que otros las hagan.

En mi caso, a mi gatita Mía puedo tenerla máximo en mis brazos 5 segundos y eso si está de buen humor. Ella desaparece cuando una persona que no conoce llega a casa, solo sale cuando siente que no hay peligro y se queda rondando mientras el visitante no intente tocarla.

Mi gatita Luna es diferente. Ella es feliz trepada en mis hombros (con sus maullidos me pide que la cargue) y no se esconde cuando llegan visitas a menos que sean unas visitas muy ruidosas.

2. Lleva a tu gato al veterinario

Mantén a tu gato al día en sus vacunas y esterilízalo. Con la esterilización previenes enfermedades (cómo cáncer o tumores), reduces el mal comportamiento (como las peleas con otros gatos o que ensucie tu casa) y ayudas a controlar la sobrepoblación de gatos (hoy en día es muy común escuchar de miles de gatos sin hogar).

Generalmente, debes llevar a tu gato al veterinario una o dos veces al año dependiendo de su edad pero sobre todo debes hacerlo cuando sospeches que algo no va bien.

Esto lo sabrás casi de inmediato porque tu gato cambiará su comportamiento, por ejemplo dejando de comer o dejando de acicalarse. Una buena salud es importante para mantener a tu gato feliz.

Foto 5

Para un amante de los gatos como tú, las tareas que te acabo de contar son sencillas de lograr y te ayudarán a tener un gato feliz, confiado y leal que agradecerá todo lo que haces por él a su manera gatuna. Tú también serás feliz porque tu gato te amará.

Me gustaría conocer qué hace feliz a tu gato. Comparte tu experiencia en los comentarios y ayuda a que todos los amantes de los gatos sumemos nuevos tips a nuestra colección.

PD. En el próximo artículo te hablaré de los súper poderes que tiene tu gato y que lo hacen todo un maestro a la hora de cazar.

Deja un comentario